Adiós mundo cruel… desde la torre Eiffel

26 Jun

La torre Eiffel deesde las alturas.

Un joven de 25 años murió anoche al caer de la emblemática Torre Eiffel, ubicada en el centro de la ciudad de París, según informaron hoy las autoridades y la Policía local.

El monumento debió ser evacuado cuando se alertó a las fuerzas de seguridad sobre la presencia de un hombre entre el segundo y tercer piso de la torre. En el lugar, una unidad especial emprendió el ascenso de inmediato ante los gritos del joven que amenazaba, en inglés, con tirarse al vacío.

Un portavoz de la Policía dijo que el hombre, de quien no transcendió su nacionalidad, llevaba consigo una mochila. En la Torre Eiffel, de 324 metros de altura, hubo varios intentos de suicidio a lo largo de los años, pero por este último, la empresa gestora debió colocar elevadas vallas en las plataformas para evitar los saltos al vacío.

———————————————

Nota extraída de La Gaceta

Una eminencia deja el fútbol: emotiva carta de Juan Sebastián Verón

15 Jun




“En estos momentos donde estoy viviendo los últimos días como jugador se me vienen un montón de recuerdos a la cabeza. Imposible no pensar primero en mi vieja, que siempre me siguió a todas partes. Y por supuesto mi viejo, que me hacía la gamba cuando me rateaba del cole para irme al club, donde me encantaba estar.

En mi caso además conocía a todos y tenía coronita por todo lo que ganó mi viejo. El Intendente me abría a cualquier hora, Spadaro (el del buffet) me regalaba los pebetes de jamón y queso. Cuando era chico aprovechaba y ¡chapeaba como loco! Al Country no iba tanto, me quedaba más cómodo El Estadio desde mi casa, que tenía pileta y a mí me encantaba nadar. Me tomaba el micro hasta 7 y después caminaba. Esos recuerdos de la infancia son los más lindos.

Ya después de adolescente fue otra cosa. Jugaba en las inferiores y tenía bien claro que no alcanzaba con ser ¨el hijo de¨. Igual ya empezaban a ver que les podia sacar el lugar. Me acuerdo cuando se inauguraron las canchas de City Bell: duraron dos meses con pasto. En infantiles era peor todavía, porque no había cancha de 7 y en la auxiliar de 1 entrenábamos todos, entre medio de los postes.

Si me pongo a contar todas las carencias que teníamos por aquellos años no terminaría más. Por supuesto que no había gimnasio ni ropa, una pelota por categoría. Y parece increible como cuesta ahora que los pibes valoren lo que tienen. Cuando nosotros éramos chicos faltaba de todo, nadie se quejaba y la pasábamos bárbaro. Es el día de hoy que nos juntamos los de esa época, como 200 muchachos de la categoría 68 hasta la 76. Cuando veo a muchos de esos chicos me dicen “el Club me salvó”; pero no en lo económico sino como persona. Nos formó, no enseñó a ser solidarios sin interés,a luchar por el compañero, a ser persona de bien. La mayoría de esos chicos no llegaron y sin embargo se acercan hoy a ESTUDIANTES para hacer cosas, quieren ayudar, y eso te da la pauta de lo que fue el Club para ellos.

Mención especial para mi padrino futbolístico, el Semilla Badoyán, que fue uno de los que más me vio desde chico. Le apostaba a todos que yo iba a llegar a primera y que iba a ser bueno. Me defendía siempre y me daba 10 pesos por cada gol en inferiores. Un fenómeno, igual que su hermano Salvador, que era mi pediatra y todavía lo veo. Serán personas que recordaré toda la vida.

Qué decir de mi familia, que fueron el sostén desde mis inicios, sobre todos en los malos como el Mundial 2002. Siempre me acompañaron y me respaldaron en cada elección, sabiendo a veces los riesgos que se corren en el fútbol, porque nunca sabés lo que puede pasar.

Como en la decisión de volver, cuando todos me decían que estaba loco, que para qué resignar la tranquilidad de Europa para volver a ESTUDIANTES. Y esta segunda etapa fue la confirmación de muchas cosas. Porque aunque ya habia convivido en grupos ganadores, estos 6 años demostraron que trabajando como corresponde se pueden lograr los objetivos que te propongas. Encontré muchachos que entendieron perfectamente qué necesitábamos para crear un núcleo de jugadores que le dieran alegrías a la gente: tener RESPETO, SOLIDARIDAD, ser BUENA GENTE, RESPONSABLES, HUMILDES, PROFESIONALES, AMBICIOSOS, GENEROSOS, RIGUROSOS Y EXIGENTES.

Junto con los distintos CT, la gente que trabaja en el Club (médicos, kinesiólogos, utileros, administrativos, seguridad, etc, etc) y la Negrita (la mascota) hicimos una GRAN FAMILIA, que es lo que pregonamos siempre y el espíritu de ESTUDIANTES.

La consecuencia de todo eso fueron los títulos, que me llenan de orgullo y alegría. Hay mucha gente que por ahí no la pasa bien y busca en ESTUDIANTES una motivación para seguir adelante o ese momento que los pueda hacer feliz. Personas que perdieron a un ser querido o que no pasan un buen momento de su vida en general y que hace el esfuerzo con el mango para seguirte. O aquellos que están lejos de su casa, viviendo en otra ciudad o país, y que ESTUDIANTES es su conexión con sus raíces. A todos ellos creo que les sacamos una sonrisa, un abrazo a la distancia por teléfono, por una compu o mirando al cielo buscando a esa persona que se les fue. Al menos por un rato se sintieron la persona más rica del mundo y se olvidaron de los problemas. Eso es impagable.

Por todo esto cuando miro para atrás me doy cuenta que valió la pena. Y me da las ganas de seguir proyectando para que ESTUDIANTES siga creciendo, porque hay mucho para hacer y crecer todavía.

Para finalizar me viene el recuerdo de una final perdida en infantiles donde salí llorando y mi vieja me paró y me dijo: “no se llora por un partido, se llora por cosas mas importantes”. Nunca más llore por un partido perdido. Sí me emocioné por lograr algo importante, pero sólo con ESTUDIANTES, porque en otros lados no me pasó. Y debe ser por todo que significa el Club para mí.

Pero el sábado va a ser un día muy especial. No soy de exteriorizar con nadie porque soy medio secón, así es mi personalidad. Pero puede pasar que cuando llegue el momento moquee como un nene.

Por eso quisiera darles las GRACIAS a todos como un modo de devolver todo el cariño que me dieron desde que empecé.

Y en especial a nuestro Club, que nos une en este sentimiento común: ¡GRACIAS ESTUDIANTES DE LA PLATA!

¡Abrazo grande!”

Sebastián

Estas palabras son de Verón, quién mañana jugará su último partido en la cancha de su club.  Creo que a algunos les puede gustar y a otros no, pero sin lugar a dudas fue uno de los últimos referentes más importantes en la conducción de la selección. Sus pases en profundidad y su pegada son únicos. Un increible jugador que se despide del verde césped. Una lástima.

La estación Entre Ríos de la línea de subte E pasará a llamarse Rodolfo Walsh

13 Jun

Será a partir del viernes, y por decisión de los trabajadores del gremio. No obstante, el proyecto de sustitución sigue en trámite en la Legislatura.

La conducción de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP) informó que el viernes próximo será rebautizada con el nombre de Rodolfo Walsh la estación Entre Ríos de la Línea E.

El acto se realizará a las 13.00h del viernes 15 en la intersección de las Avenidas Entre Ríos y San Juan, frente al Banco de la Nación.

Los delegados señalaron que se renombrará a la estación y se la intervendrá de forma artística con trabajos donados por diversos exponentes y colectivos, como Miguel Rep e Iconoclasistas.

Walsh, periodista y escritor, fue baleado en la esquina de San Juan y Entre Ríos el 25 de marzo de 1977 por fuerzas de la represión ilegal, y continúa en calidad de detenido-desaparecido, luego de haber sido trasladado al centro clandestino de la ex ESMA.

En la Legislatura porteña está en trámite el proyecto 1272-D-2011 de la diputada Gabriela Cerruti, que dispone la sustitución de la denominación de la actual estación de subterráneo de la Línea E “Entre Ríos” por la de “Rodolfo Walsh”.

Nota extraída de Diario Popular

Messi es un perro…

12 Jun

Impecable texto de Hernán Casciari (argentino creador de Orsai). Los dejo con el escrito:

Messi y su perro.

Escribí esto hace dos o tres meses. Pero bien podía haberlo escrito el sábado a la noche, después del cuatro a tres contra Brasil. Esta reflexión apareció en las páginas 128 y 129 de la revista Orsai número seis y, desde que se publicó, me moría de ganas de ponerla en el blog, de contrabando. Solamente esperaba el momento oportuno para que cada palabra tuviera, otra vez, el apoyo de lo inmediato. Y hoy es buen momento. Me reafirmo, entonces, en la teoría del hombre perro.

El texto empezaba así:

La respuesta rápida es por mi hija, por mi esposa, porque tengo una familia catalana. Pero si me preguntan en serio por qué sigo acá, en Barcelona, en estas épocas horribles y aburridas, es porque estoy a cuarenta minutos en tren del mejor fútbol de la historia.

Quiero decir: si mi esposa y mi hija decidieran irse a vivir a Argentina ahora mismo, yo me divorciaría y me quedaría acá por lo menos hasta la final de la Champions. Y es que nunca se vio algo parecido adentro de una cancha de fútbol, en ninguna época, y es muy posible que no ocurra más.

Es verdad, estoy escribiendo en caliente. Redacto esto la misma semana en que Messi hizo tres para Argentina, cinco para el Barça en Champions y dos para el Barça en Liga. Diez goles en tres partidos de tres competiciones diferentes.

La prensa catalana no habla de otra cosa. Durante un rato, la crisis económica no es el tema de inicio en los noticieros. Internet explota. Y en medio de todo esto a mí me acaba de pasar por la cabeza una teoría extraña, muy difícil de explicar. Justamente por eso intentaré escribirla, a ver si termino de darle vuelo.

Todo empezó esta mañana: estoy mirando sin parar goles de Messi en Youtube, lo hago con culpa porque estoy en mitad del cierre de la revista número seis. No debería estar haciendo esto.

De casualidad hago clic en una compilación de fragmentos que no había visto antes. Pienso que es un video más de miles, pero enseguida veo que no. No son goles de Messi, ni sus mejores jugadas, ni sus asistencias. Es un compilado extraño: el video muestra cientos de imágenes —de dos a tres segundos cada una— en las que Messi recibe faltas muy fuertes y no se cae.

http://www.youtube.com/watch?v=I0gS5CshUDE

No se tira ni se queja. No busca con astucia el tiro libre directo ni el penal. En cada fotograma, él sigue con los ojos en la pelota mientras encuentra equilibrio. Hace esfuerzos inhumanos para que aquello que le hicieron no sea falta, ni sea tampoco amarilla para el defensor contrario.

Son muchísimos pedacitos de patadas feroces, de obstrucciones, de pisotones y trampas, de zancadillas y agarrones traicioneros; nunca las había visto a todas juntas. Él va con la pelota y recibe un guadañazo en la tibia, pero sigue. Le pegan en los talones: trastabilla y sigue. Lo agarran de la camiseta: se revuelve, zafa, y sigue.

Me quedé, de repente, atónito, porque algo me resultaba familiar en esas imágenes. Puse cada fragmento en cámara lenta y entendí que los ojos de Messi están siempre concentrados en la pelota, pero no en el fútbol ni en el contexto.

El fútbol actual tiene una reglamentación muy clara por la que, muchas veces, caer al suelo es asegurar un penal, o conseguir que se amoneste al zaguero contrario es propicio para futuros contragolpes. En estos fragmentos, Messi parece no entender nada sobre el fútbol ni sobre la oportunidad.

Se lo ve como en trance, hipnotizado; solamente desea la pelota dentro del arco contrario, no le importa el deporte ni el resultado ni la legislación. Hay que mirarle bien los ojos para comprender esto: los pone estrábicos, como si le costara leer un subtítulo; enfoca el balón y no lo pierde de vista ni aunque lo apuñalen.

¿Dónde había visto yo esa mirada antes? ¿En quién? Me resultaba conocido ese gesto de introspección desmedida. Dejé el video en pausa. Hice zoom en sus ojos. Y entonces lo recordé: eran los ojos de Totín cuando perdía la razón por la esponja.

Yo tenía un perro en la infancia que se llamaba Totín. Nada lo conmovía. No era un perro inteligente. Entraban ladrones y él los miraba llevarse el televisor. Sonaba el timbre y no parecía oírlo. Yo vomitaba y él no venía a lamer.

Sin embargo, cuando alguien (mi madre, mi hermana, yo mismo) agarraba una esponja —una determinada esponja amarilla de lavar los platos— Totín enloquecía. Quería esa esponja más que nada en el mundo, moría por llevarse ese rectángulo amarillo a la cucha. Yo se la mostraba en mi mano derecha y él la enfocaba. Yo la movía de un lado a otro y él nunca dejaba de mirarla. No podía dejar de mirarla.

No importaba a qué velocidad moviera yo la esponja: el cogote de Totín se trasladaba idéntico por el aire. Sus ojos se volvían japoneses, atentos, intelectuales. Como los ojos de Messi, que dejan de ser los de un preadolescente atolondrado y, por una fracción de segundo, se convierten en la mirada escrutadora de Sherlock Holmes.

Descubrí esta tarde, mirando ese video, que Messi es un perro. O un hombre perro. Esa es mi teoría, lamento que hayan llegado hasta acá con mejores expectativas. Messi es el primer perro que juega al fútbol.

Tiene mucho sentido que no comprenda las reglas. Los perros no fingen zancadillas cuando ven venir un Citroën, no se quejan con el árbitro cuando se les escapa un gato por la medianera, no buscan que le saquen doble amarilla al sodero. En los inicios del fútbol los humanos también eran así. Iban detrás de la pelota y nada más: no existían las tarjetas de colores, ni la posición adelantada, ni la suspensión después de cinco amarillas, ni los goles de visitante valían doble. Antes se jugaba como juegan Messi y Totín. Después el fútbol se volvió muy raro.

Ahora mismo, en este tiempo, a todo el mundo parece interesarle más la burocracia del deporte, sus leyes. Después de un partido importante, se habla una semana entera de legislación.

¿Se hizo amonestar Juan exprofeso para saltarse el siguiente partido y jugar el clásico? ¿Fingió realmente Pedro la falta dentro del área? ¿Dejarán jugar a Pancho acogiéndose a la cláusula 208 que indica que Ernesto está jugando el Sub-17? ¿El técnico local mandó a regar demasiado el césped para que los visitantes patinen y se rompan el cráneo? ¿Desaparecieron los recogepelotas cuando el partido se puso dos a uno, y volvieron a aparecer cuando se puso dos a dos? ¿Apelará el club la doble amarilla de Paco en el Tribunal Deportivo?
¿Descontó correctamente el árbitro los minutos que perdió Ricardo por protestar la sanción que recibió Ignacio a causa de la pérdida de tiempo de Luis al hacer el lateral?

No señor. Los perros no escuchan la radio, no leen la prensa deportiva, no entienden si un partido es amistoso e intrascendente o una final de copa. Los perros quieren llevarse siempre la esponja a la cucha, aunque estén muertos de sueño o los estén matando las garrapatas.

Messi es un perro. Bate records de otras épocas porque solo hasta los años cincuenta jugaron al fútbol los hombres perro. Después la FIFA nos invitó a todos a hablar de leyes y de artículos, y nos olvidamos que lo importante era la esponja.

Y entonces un día aparece un chico enfermo. Como en su día un mono enfermo se mantuvo erguido y empezó la historia del hombre. Esta vez ha sido un chico rosarino con capacidades diferentes. Inhabilitado para decir dos frases seguidas, visiblemente antisocial, incapaz de casi todo lo relacionado con la picaresca humana. Pero con un talento asombroso para mantener en su poder algo redondo e inflado y llevarlo hasta un tejido de red al final de una llanura verde.

Si lo dejaran, no haría otra cosa. Llevar esa esfera blanca a los tres palos todo el tiempo, como Sísifo. Una y otra vez. Guardiola dijo, después de los cinco goles en un solo partido:

—El día que él quiera hará seis.

No fue un elogio, fue la expresión objetiva del síntoma. Lionel Messi es un enfermo. Es una enfermedad rara que me emociona, porque yo amaba a Totín y ahora él es el último hombre perro. Y es por constatar en detalle esa enfermedad, por verla evolucionar cada sábado, que sigo en Barcelona aunque prefiera vivir en otra parte.

Cada vez que subo las escaleras internas del Camp Nou y de pronto veo el fulgor del pasto iluminado, en ese momento que siempre nos recuerda a la infancia, digo lo mismo para mis adentros: hay que tener mucha suerte, Jorge, para que te guste mucho un deporte y te toque ser contemporáneo de su mejor versión, y, trascartón, que la cancha te quede tan cerca.

Disfruto esta doble fortuna. La atesoro, tengo nostalgia del presente cada vez que juega Messi. Soy hincha fanático de este lugar en el mundo y de este tiempo histórico. Porque, me parece a mí, en el Juicio Final estaremos todos los humanos que han sido y seremos, y se formará un corro para hablar de fútbol, y uno dirá: yo estudié en Amsterdam en el 73, otro dirá: yo era arquitecto en São Paulo en el 62, y otro: yo ya era adolescente en Nápoles en el 87, y mi padre dirá: yo viajé a Montevideo en el 67, y uno más atrás: yo escuché el silencio del Maracaná en el 50.

Todos contarán sus batallas con orgullo hasta altas horas. Y cuando ya no quede nadie por hablar, me pondré de pie y diré despacio: yo vivía en Barcelona en los tiempos del hombre perro. Y no volará una mosca. Se hará silencio. Todos los demás bajarán la cabeza. Y aparecerá Dios, vestido de Juicio Final, y señalándome dirá: tú, el gordito, estás salvado. Todos los demás, a las duchas.

——————————————————————

Nota extraída de Orsai (Hernán Casciari)

Los Pumitas hacen historia y se meten en semifinales

12 Jun

Los Pumitas vencieron a Escocia por 17-12 y por primera vez en la historia se metieron en las semifinales del Mundial M-20. Terminaron la primera ronda invictos, con tres victorias y van por todo en Sudáfrica. Los pibes son enormes.

Felipe Ezcurra, determinante en el triunfo ante Italia.

Hasta el 2012, la historia en mundiales M-20 marcaba un récord de cinco victorias y siete derrotas, con dos buenos triunfos frente a Irlanda y otros festejos contra a Gales y Escocia. El mejor puesto había sido el sexto lugar en el 2010, torneo organizado en nuestro país. Pero todo eso es historia. El presente es un capítulo aparte, esos que se escriben en negrita, subrayados y con epopeyas en cada línea. Los Pumitas se siguen vistiendo de Pumas y con esa pilcha ganaron su tercer partido al hilo en el torneo, 17-12 a Escocia, y se metieron por primera vez en las semifinales.

Es cierto que para superar a los escoceses, los argentinos se pusieron el overol y no jugaron bien. La cara del final, luego del descuento y sufrir el segundo try en el torneo, no fue de felicidad plena. Estos pibes quieren la perfección. Se nota. Pero en frío, valorarán lo hecho. Porque en el primer tiempo jugaron como en el debut contra Francia (18-15) y el triunfo sobre Australia (15-3), ganaron por robo la batalla del pack y con buenas apariciones de Felipe Ezcurra, se fueron al descaso 12-0. El medio apoyó los dos tries y casi logra el triplete.

Al minuto del complemento, Los Pumitas volvieron a llegar al ingoal con la conquista de Leandro Ramella, pero luego bajaron, y mucho, su rendimiento. Demasiados penales y por primera vez la defensa fue vulnerada: tries de Jamie Ratthie y Mitch Eadie. Por eso, el final no fue con festejo. Porque estos chicos van por más. Sin dudas, las infracciones es ítem a corregir para lo que viene. Y hay que estar atentos a Rodolfo Ambrosio, que se fue lesionado.

Las semifinales -todavía no se conoce el rival- serán el domingo en Newlands, Ciudad del Cabo. Y la ilusión sigue intacta. Los Pumitas demostraron que el trabajo a nivel juvenil, con un proyecto que empezó hace cuatro años con el plan de alto rendimiento (Pladar) y el acercamiento a la profesionalización, va dando sus frutos. Los Pumas, con la semi del Mundial 2007, y Pampas XV, con el título en la Vodacom Cup 2011, son otras justificaciones de que Argentina va por el buen camino. Los de los pibes es una actuación histórica que todavía sigue abierta.

—————————————————–

Nota extraída de Olé

¡Feliz día del periodista!

7 Jun

Rodolfo Walsh.

En el día del periodista, celebrado en nuestro país por el lanzamiento del diario La Gazeta de Buenos Ayres fundada por Mariano Moreno en 1810, quiero desearles feliz día a todas las personas que me acompañaron en la carrera. Desde mis compañeros, pasando por mis profesores y toda persona querida de Tea, hasta mis referentes personales.

Por eso, pongo foto de dos personas muy importante en la profesión. Un referente histórico e indispensable para cualquier periodista es Rodolfo Walsh. Su inagotable búsqueda por la verdad merece ser reconocida por todos.

Mi referente en la actualidad es Matías Martin. Lo considero una persona que va siempre con humildad y sinceridad. Creo y confío en su tranparente persona. La expresividad y claridad que logra transmitir con sus palabras una noticia hacen más fácil y mas amena toda información. Por eso considero que es una persona hiper respetable y recomendable para tenerla presente. Humildemente, considero que escucharlo en la radio me informa,  me acompaña y me dan ganas de darle para adelante con mi profesión porque refleja lo que realmente quiero.

¡Feliz día para todos!

Matías Martin.

Bailongo de miércoles (Tren de la Alegría – Brasil)

6 Jun

¿Agua nieve? ¿Nieve? ¿Granizo? ¿Llovizna? ¿Frío Polar? ¿Grados bajo cero?

Nada de eso en este blog, es miércoles y vamos a tratar de pensar en climas tropicales y alegría para olvidarnos de las temperaturas…

Por eso les dejo un video grabado de Brasil de un trencito dee la alegría bastante atípico… como se nota que los brasileros tienen un don aparte en el baile..

¡Buen miércoles y chau frío!