Bielsa a pasos agigantados… su equipo ganó de visitante al Manchester United

9 Mar

Faltan dos minutos para que termine el partido. El cartel muestra un 2-1 a favor de Athletic Bilbao en el mismísimo Old Trafford. El 99,9% de los equipos de fútbol del planeta estaría recluido en su área, rechazando la pelota lo más lejos posible. Pero la imagen, elocuente, muestra todo lo contrario: siete camisetas verdes presionan la salida de Manchester United como si el partido recién comenzara. ¡Una locura! O, porque no, ¡una genialidad! Al partido le quedaban dos emociones más: un gol de Muniain y otro de Wayne Rooney, de penal, para cerrar así el inolvidable 3-2 del equipo español, en el match de ida por los octavos de final de la Europa League. Primera victoria de la historia del club vasco en suelo británico.

Algunos números derivados de la estadística permiten explicar el partido. El visitante tuvo una posesión del 55%. El dato no es terminante a la hora de ganar partidos, pero sí grafica perfectamente el plan de juego del Bilbao en Manchester: salió a ser protagonista y no espectador, a controlar la pelota y a atacar. Como lo hacen los equipos de Bielsa en cualquier cancha. Hay otros números que sí van de la mano con lo sucedido: los españoles patearon 22 veces al arco (en 14 de ellas acertaron los tres palos) contra 12 de los ingleses (7 con buena dirección): el doble de situaciones de riesgo. Así, siempre un equipo tendrá más posibilidades de ganar los partidos. Y de esa manera lo entendió Alex Ferguson, el DT inglés, que como digno perdedor, reconoció las virtudes del rival: “Jugaron muy bien y fueron mejores que nosotros en el ataque”.

Pese a ser superior desde el arranque, Athletic Bilbao estaba en desventaja a los 22 minutos, cuando Wayne Rooney puso el 1-0 en la única jugada de gol del United en la primera mitad. Un cabezazo de Llorente, tras una muy buena jugada colectiva, puso el empate en el cierre del primer tiempo, en la séptima acción de riesgo de los españoles en esa etapa.

Para los 8000 vascos que invadieron el Teatro de los Sueños, ya era un regocijo ese dominio abrumador ante uno de los equipos más poderosos del mundo. Pero Bielsa y sus muchachos no cambiaron la actitud y no se dejaron tentar por un empate que también podría haber sido histórico. De Marcos puso el segundo a los 27m (estaba en posición adelantada, es cierto), y luego llegaron los goles del final para darle una ventaja importantísima al ganador, que quedó muy cerca de lograr el pase a los cuartos de final.

Si el planteo de su equipo no cambió un ápice pese jugar en Manchester, en la conferencia de prensa el entrenador tampoco varió su esquema de humildad. Antes que criticar al contrincante por las que pocas ocasiones que creó, lo elogió por el mismo motivo: “Un indicativo del tipo de rival al que nos enfrentamos es que necesitó de muy pocas llegadas para convertir dos goles”. Antes que vanagloriarse por la exhibición de fútbol que será inolvidable más allá de lo que suceda en la eliminatoria, se mostró más pragmático que de costumbre: “Falta un partido y que lo conseguido hoy sólo tendrá valor en la medida en que lo rentabilicemos el jueves próximo”, en referencia a la revancha en San Mamés.

Así se cerraba la noche de la última locura de Marcelo Bielsa. La noche en que atacó a un equipo al que, en su casa, nadie ataca. La historia permite decir que, en el futuro, habrás más locuras de esas que tan bien le hacen al fútbol.

——————————————————-

Nota extraída de Cancha LLena

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: