Shutter Island, o cómo ver siempre lo mismo

3 May

Este año, como es usual, vi muchas películas, pero recién ayer vi la primera de este 2010. Shutter Island, del legendario Martin Scorsese.

Aclaro, antes de que sigan leyendo, que voy a contar el final de la película, y también de otras, y les aseguro que no son de esos finales que a uno le da lo mismo saberlos o no.

A ver, a mí Shutter Island no me gustó porque no me puedo imaginar la razón que llevó a Scorsese a filmarla, habiendo un montón de películas similares que se estrenaron en los últimos años. No le aporta absolutamente nada al cine. Este tipo de guiones suelen ser dirigidos por directores novatos, desconocidos, o simplemente, mediocres.

El film comienza cuando dos policías llegan a una isla para investigar la desaparición de una mujer que se encuentra recluida en una prisión exclusiva para enfermos mentales. Pronto, Teddy Daniels, el personaje que interpreta Leonardo Di Caprio, va a empezar a sospechar que algo más ocurre en la isla.

¿Cómo termina la película? Resulta que Teddy es la personalidad doble de un tal Andrew Laeddis, que se inventó una vida ficticia en la que es policía e investiga las supuestas cosas raras que suceden en la isla, como método para evadirse de una experiencia traumática que le tocó vivir en relación a su mujer y sus hijos. Andrew es en realidad un paciente/recluso del psiquiátrico/prisión.

Suena a muy visto, ¿no? Bueno, a continuación varios ejemplos del cine reciente que comprueban esto que estoy diciendo.

Memento (2000): con cierta reticencia, me decidí a incluir esta película en la lista. No hay fenómeno de doble personalidad, pero sí la historia de un hombre que busca venganza contra el asesino de su mujer cuando en realidad fue él mismo el que la mató. Hay un mundo ficticio creado por un personaje que no recuerda su pasado, aunque esto no responde a un trauma sino a una lesión cerebral. Y digo reticencia porque Memento es una de las mejores películas que vi, a diferencia del resto de las que están en la lista, que no me las tomo muy en serio.

A Beautiful Mind (2001): biografía del matemático John Nash centrada en su esquizofrenia. Se emparenta con Shutter Island en el sentido de que también presenta a un personaje luchando contra una conspiración que posteriormente se descubre inexistente y producto de la imaginación del protagonista.

The Machinist (2004): Christian Bale bajó no se cuantos kilos para hacer esta película. Acá el personaje no llega al punto de crearse una seguna personalidad, pero el esquema se repite: trauma, desconocimiento de un crimen cometido y teoría conspirativa sobre lo que sucede alrededor.

Secret Window (2004): en este film basado en una novela de Stephen King, el personaje principal interpretado por Johhny Depp mata a su mujer y al amante de ella, aunque esto lo vamos a saber recién al final. En el medio, vemos cómo el protagonista, que es un escritor, es acosado por un colega que lo acusa de plagio. ¿Quién es ese colega? Pues sí, el escritor, ¿quién más?

Hide and Seek (2005): otra película de doble personalidad. Vemos durante toda la película a Dakota Fanning hablando de su amigo imaginario, para enterarnos al final de que ese amigo era en realidad la personalidad oculta de su padre, que había asesinado a su mujer y otras personas más.

Number 23 (2007): un tipo empieza a leer un libro y extrañamente se da cuenta de que allí se describen detalles de su vida íntima. A partir de ese momento, paranoia y más paranoia. ¿Qué fue lo que pasó? Bueno, el hombre cometió un crimen, escribió el libro, y se intentó suicidar. No lo consiguió, pero las heridas que sufrió hicieron que perdiera la memoria.

Como se puede ver hay tres elementos que se repiten una y otra vez, aunque sólo en Secret Window y Shutter Island están todos presentes: la doble personalidad, el desconocimiento del pasado y la teoría conspirativa.

Y para terminar este pequeño ensayo, aclaro que dejé afuera dos películas de personalidades dobles (o múltiples): Fight Club, porque en ningún momento la película se plantea ese descubrimiento, que ocurre al final, como algo que arroja luz sobre la trama, sino que se utiliza para resignificar el poderoso mensaje que encierra el film; e Identity, ya que absolutamente todo lo que el espectador ve en pantalla es una simple representación de un proceso psicológico que se vive en la mente de una persona.

Una respuesta to “Shutter Island, o cómo ver siempre lo mismo”

  1. Larri 5 de mayo de 2010 a 12:56 #

    Yo pense exactamente lo mismo sobre shutter island…pero despues te pones a hilar fino..y te das cuenta que en realidad no sabes muy bien como termina la cosa…
    COMO ESTAS TAN SEGURO QUE ESTBA YA INTERNAO? Y QUE REALMENTE ES EL ? a mi me parecio genial pensar el final…no te terimna diciendo bien todo con exactitud…a mi me parec io algo super original..
    pero realmente creo que lo buenode la peli esta en los climas…en como te atrapa….
    finalmente quede decepcionado…pero despues pensando mejor…no termina de cerrar nada…no terminas de saber bien que es lo que pasa…! en mi opinion…una inteligentisima pelicula!!
    SALUDOS!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: