Cine 2009: lo mejor de lo mejor

3 Abr

Recorrido por las películas de 2009 que más me gustaron y que pienso que forman parte de ese selecto grupo de películas que valen la pena en serio.

Hay otras que destaco y que me gustan pero no al mismo nivel, como por ejemplo, Up In the Air con su mirada crítica sobre la sociedad, la locura de Zombieland, la melancolía de Up o la gran historia que construyó Campanella en El Secreto de sus Ojos.

Aquí está entonces, según mi criterio, lo mejor del cine reciente (sin ningún orden particular)…

En Inglourious Basterds, Quentin Tarantino profesa su amor incondicional por el cine, hasta tal punto que le otorga la posibilidad de cambiar la historia. Y no es un hecho al azar que la venganza de Shoshanna y el asesinato de Hitler ocurran justamente en una sala de cine. Inglourious Basterds es un inclasificable homenaje al séptimo arte.

Avatar condena la civilización humana sustentada por el desarrollo de la tecnología, y a partir de ese maravilloso viaje a Pandora, rescata el valor de la naturaleza. Con sabor a cine clásico, Cameron encara la última gran revolución de la pantalla grande. La técnica, al servicio de la emoción.

Michael Haneke, en The White Ribbon, reflexiona sobre los orígenes del nazismo, a través del retrato de un pequeño pueblo del norte alemán en la época anterior a la Primera Guerra Mundial. La mirada del director no se detiene allí y parece construir un análisis psico-sociológico tan universal como aterrador. Quita el aliento.

Con Where The Wild Things Are, el siempre original Spike Jonze creó una obra difícil de digerir. Es una película que trata sobre el miedo a crecer y volverse adulto, desde la perspectiva de un chico de 9 años que se erige en el rey de su propio mundo imaginario. A no confundirse que no estamos ante un film para chicos, sino sobre chicos, y para que los adultos, con cierto dejo de nostalgia, tratemos de acordarnos cuándo fue que perdimos la inocencia.

Adventureland sorprende por su sensibilidad e inteligencia, y funciona a dos niveles: por un lado, remitiendo a una época muy precisa como son los años ’80 (me da nostalgia a mí que nací en el ‘87), y por otro, captando como ninguna otra película ese momento en la vida en el que nos acercamos a los 20 y no sabemos bien qué hacer. Adventureland es la vida misma, y debe ser por eso que resulta tan fácil identificarse con sus personajes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: