Cuando el cine quiere sensibilizar

16 Mar

De las diez películas que fueron nominadas al Oscar hay dos que me disgustaron particularmente: Precious y The Blind Side (A Serious Man tampoco me gustó pero no le tengo bronca). Para colmo, además de estar nominadas en la categoría principal, ambas recibieron premios: Precious ganó en guión adaptado (insólito) y actriz de reparto, mientras que The Blind Side se llevó el premio de mejor actriz. No hay dudas de que a la Academia de Hollywood le encantan este tipo de películas.

¿Por qué no me gustan? Porque su único objetivo es el de manipular al espectador. Y lo hacen con una historia sensiblera que está forzada a más no poder para conseguir el efecto deseado.

A ver, empezemos con Precious. En la película, al personaje que interpreta Gabourey Sidibe le pasan todas. Es hiperobesa, pobre, no sabe leer y escribir, su madre la trata como si fuera un tacho de basura, su padre la violó, tuvo 2 hijos con su padre, uno de los cuales padece síndrome de down, y es HIV positivo. Sólo falta que se le caiga un balcón en la cabeza.

Yo me pregunto: ¿eso es lo que el director y guionista entienden por realidad? Puede parecer que Precious intenta ser cine de denuncia. Pero no, lo único que le importa, a pesar de ser una producción independiente (y por lo general, el cine indie se despega aunque sea un poco de lo que hacen los grandes estudios), es sensibilizar a la gente y recaudar plata. Y para colmo le dan dos Oscar (no hay que saber mucho de cine para darse cuenta de que el guión de Up in the Air es diez millones de veces mejor que el de Precious).

Ahora, más allá de los temas que aborda, la película de Lee Daniels acaba siendo demasiado blanda y superficial. No existe ningún tipo de análisis serio sobre la situación de la gente que vive con HIV, sobre la pobreza o sobre los maltratos y abusos familiares. Nada. Ni siquiera la actuación de Mo’Nique me pareció tan brillante como dicen por ahí.

A The Blind Side le ocurre algo similar: es sensiblera y superficial. La trama de la película ya se vio unas mil veces, pero es sabido que a los norteamericanos les encantan las historias de superación personal. Les sirven para demostrar que el sistema que defienden sirve y que el éxito depende de las personas sin importar el ámbito en el que hayan nacido. Nos quieren hacer creer que todos tenemos las mismas posibilidades.

Ok, me podrán decir que el personaje de Sandra Bullock ayuda al chico. Pero es el chico el que sabe jugar al fútbol americano y el que parece ser un poco “distinto” a los que se encuentran en su misma situación. Como si a este sí valiera la pena ayudarlo.

Lo que más me molestó fue el delineamiento del personaje de Bullock: ella es blanca, de clase alta, buena cristiana y obediente de los mandatos de Dios, miembro de la Asociación Nacional del Rifle, y en contra del sexo fuera del matrimonio. Digamos, una americana con todas las letras. No recuerdo otro personaje de una película que me haya causado tanto rechazo. Nunca voy a entender cómo alguien puede considerar que el trabajo de Bullock es superior al de Meryl Streep en Julie & Julia o Carey Mulligan en An Education (las otras nominadas al Oscar que podían ganar).

Para mí, el cine no debería manipular y subestimar al espectador diciendole lo que tiene que sentir. ¿Será que Precious y The Blind Side no pertenecen al cine?

10 comentarios to “Cuando el cine quiere sensibilizar”

  1. miguel 17 de marzo de 2010 a 09:02 #

    totalmente de acuerdo . no se merecia ningun oscar. por lo menos la de precius. yas ta dicho todo todo en el post, no hace falta que diga por que

  2. Sol Fernández 17 de marzo de 2010 a 10:23 #

    Manipular al espectador?. Según tu concepción el receptor es pasivo? A esta altura del partido seguimos jodiendo con la teoría de la aguja hipodérmica?. A partir de la producción de un discurso no se pueden garantizar los efectos de reconocimiento…
    Los medios condicionan la construcción de los discursos, implican un recorte, una fragmentación que no representa la totalidad de los discursos…pero la instancia de recepción no es pasiva.
    Por lo menos, visto desde una perspectiva socio-semiotica.
    Ahora, si te vas a basar solamente en teorías comunicacionales y por ejemplo en el concepto de “competencia” que sería los conocimientos que pone en juego un receptor para decodificar mensajes…y suponiendo que los films tengan un sentido ya reconfigurado…no podrías referirte a “gente” sino a un sentido mas individualista..de casos particulares.
    Por otro lado, cuando hablas de “realidad”…que entendes vos por realidad?…la realidad, según varios autores, es una construcción social también, acuerdos que se toman como verdaderos y marcan el comportamiento de una comunidad…y los medios resignifican estos valores verosímiles. No hay duda que la omisión como operación de sentido es un recurso recurrente en los medios..pero..como lo explicas? como lo analizas?
    Pensar que los receptores son manipulados…desde mi punto de vista, es una visión muy ingenua.

    No va a modo de bardeo, ni mucho menos, solo que lei lo que escribiste..y me dieron ganas de escribir…

  3. Mauro Clementin 17 de marzo de 2010 a 15:00 #

    A mi Preciosa no me pareció guauuu, me gustó… pero es bastante fuerte!

    Un hombre serio me gustó, los hermanos Cohen me sorprendieron hace poco.. los estoy conociendo y creo que hacen buenas pelis…

    Blind side no la vi, la que vi es La isla siniestra… la tenés que ver Sebas… tiene dos finales abiertos y posibles, muy buen cierre!

  4. Sebastián Spano 17 de marzo de 2010 a 17:13 #

    Maurito, de los Coen mirate The Big Lebowski y Fargo. De ellos habré visto más de diez películas y esas son claramente las mejores.

    Sol, estamos hablando de cine, no de teorías de la comunicación. Precious y The Blind Side me parecen dos películas malas y expliqué el por qué.

    Vos estás mezclando cosas que nada que ver. La mayoría de la gente no son cinéfilos y ven al cine como un entretenimiento pasajero, y por eso películas como Spiderman o Piratas del Caribe suelen reventar la taquilla. El común de la gente elige las películas por los actores y no como debería ser, o sea por el artista, el director. El cine es un arte como la pintura o la literatura, y como tal, su absoluta comprensión está al alcance de la minoría de la población. El resto, ese que prefiere ver Transformers en lugar de a David Lynch, puede ser manipulado tranquilamente y no sólo no se da cuenta, sino que ni le interesa.

    Eso en lo que se refiere a cómo la gente se relaciona con el cine. Por lo demás, tampoco creo que el espectador sea tan activo como vos decís. Sin ir más lejos fijate cómo la gente compró el discurso de Clarín contra el gobierno. No subestimes la influencia que poseen los medios sobre la formación de la opinión pública.

  5. Mauro Clementin 17 de marzo de 2010 a 19:20 #

    También me gustó quémese después de leerse….

  6. Sol Fernández 19 de marzo de 2010 a 11:50 #

    el unico que subestima aca..sos vos, y subestimas a los espectadores. “su absoluta comprensión está al alcance de la minoría de la población”? Hay una unica interpretación posible?
    Hay alguna verdad absoluta?

    jaja, si queres la seguimos por otro medio.
    No da escracharte todo el blog..o si?

    • Sebastián Spano 19 de marzo de 2010 a 14:27 #

      Para mí, los sobrestimas. O sea, vivimos en el capitalismo. Sistema, que entre otras cosas, no le permite al hombre ser libre y lo hace estúpido (el hombre ha fabricado las propias cosas que le dan muerte, como armas, cigarrillos y automóviles, es el hombre el que, por una mera ambición materialista, está explotando la naturaleza hasta tal punto de que no quede nada por extraer y se vuelva a vivir como en el Siglo V…).

      Esa es mi manera de leer la realidad, no es la única pero para mí sí es la correcta. ¿Qué nos queda más que el compromiso ideológico? Ese discurso de la subjetividad de las cosas no me lo banco y sólo le sirve a ciertas personas que se creen que tienen un pensamiento superador.

  7. Sol Fernández 19 de marzo de 2010 a 16:00 #

    No hay pensamiento superador (ya igual te estas poniendo mala onda jaja, lo logre, ese era el fin de todo esto)…y no es discurso de la subjetividad de las cosas..para vos existe una objetividad? vamos…
    Solamente me molesta el discurso que victimiza a los receptores, o los subestima…
    Si hay una victima..hay un victimario, y tambien una relación compartida por ambos que en algun punto debe cerrar…sino, directamente alguna de las partes se correría de ese lugar.
    No hay amo si no hay esclavo..ni esclavo si no hay amo…

    y te agregue al facebook, porque me gusto el debate.

  8. Sebastián Spano 19 de marzo de 2010 a 18:13 #

    Debate concluido en el que las partes se han enriquecido sobre lo expuesto.

  9. Sol Fernández 19 de marzo de 2010 a 22:29 #

    Exacto. (la ultima palabra es mia.) jaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: