Primera semana del Dakar

10 Ene

Dos años atrás el Dakar era un completo desconocido en Argentina. De la noche a la mañana paso a ser observado por casi todo un país. Las aproximadamente 800 mil personas que presenciaron el evento de largada del 1 de enero demuestran cuan importante es este rally corra donde se corra.

El Mitsubishi de Orly Terranova en la tercera etapa del Rally. En ese tramo, el argentino perdió dos horas y media, pero se recuperó en el desierto y está entre los 15 primeros.

Con la mitad de la carrera ya consumada los candidatos comienzan a despegarse del resto y transforman promesa en realidad. En la categoría de motos, la verdadera esencia del Dakar, lidera el francés Cyril Despres, con una amplia ventaja sobre sus perseguidores, especialmente sobre el último campeón, el español Marc Coma, quien está atravesando un Dakar 2010 para el olvido. Ya en las primeras etapas el suelo argentino le indicaba que este no es su año. Al quinto día perdió 40 minutos por problemas en su rueda trasera, cuando fue ayudado por Luca Manca, piloto italiano que a la mañana siguiente sufrió un grave accidente y sigue internado en el hospital clínico de la Mutual de Seguridad en Santiago.

De todas formas, las chances de retener el título para Coma se esfumaron el día que menos lo esperaba, el de descanso. La dirección de la carrera lo penalizó con 6 horas por considerar que cambió el neumático trasero de su moto durante la séptima etapa en zona de neutralización. Luego de haber puesto en duda la sanción y al mismo tiempo su continuidad en la carrera, Coma decidió seguir compitiendo pese al castigo que lo bajó de la segunda posición en la tabla general al vigésimo puesto.

El Hummer de Robby Gordon dio espectáculo en el Obelisco y ganó la cuarta etapa. En la imagen, cubriendo el trayecto Colón-Córdoba.

En autos el español Carlos Sainz es el líder de la clasificación general. Durante la primera semana del Dakar los Volkswagen Toureg respetaron al pie de la letra su apogeo y ocupan las primeras tres posiciones del rally con el matador Sainz, el qatarí Nasser Saleh Al Attiyah y el estadounidense Mark Miller. Los punteros han sido beneficiados por los problemas de la otra escudería alemana, BMW. Ya sin la amenaza que representaban al comienzo Nani Roma y Stephane Peterhansel, todo indica que el Toureg será, al igual que el año pasado, el coche vencedor.

Roma quedó fuera de combate demasiado temprano. Con sendos accidentes en las etapas 2 y 3 el español se vio obligado a abandonar la carrera, de manera que todas las esperanzas de BMW quedaron en manos de Peterhansel, quien ganó la tercera etapa y se colocó como líder. Sin embargo, el mítico piloto francés sufrió problemas con la transmisión de su coche en la quinta etapa y perdió cerca de dos horas que lo sacaron de los primeros planos.

Por su parte, en cuatriciclos el dominio de los hermanos Patronelli sigue en carrera luego de varias idas y vueltas. Marcos, quien terminó segundo en la edición 2009, cuenta con más de dos horas de ventaja sobre Alejandro.

Carlos Sainz no ganó ninguna etapa en la primera semana del Dakar, pero eso no le impide ser líder de la clasificación general.

Para los pilotos de Las Flores el día de descanso fue para el olvido. Tras una penalización de tres horas a Marcos, por una supuesta asistencia a su cuatriciclo fuera del campamento, los Patronelli decidieron dejar todo y volverse al país.

Según una integrante de la organización la situación se habría dado en Iquique, previamente a la etapa rumbo a Antofagasta, en la que Marcos sufrió un accidente que casi lo deja fuera de carrera originado por una chaveta que se salió de su rueda trasera izquierda.

Luego de explosivas declaraciones y distintas acusaciones, los Patronelli presentaron la apelación a la sanción que ubicaba a Marcos en el segundo puesto, detrás de su hermano Alejandro. Horas más tarde, cuando el anochecer se adueñaba de Antofagasta, el fallo final resultó favorable para los argentinos. La penalización se anuló, Marcos recuperó el liderazgo y con una cara de alivió afirmó su continuidad en la competencia. Final de una novela con guión enredado durante el día de supuesto descanso.

El ruso Vladimir Chagin ganó seis de las siete etapas abordo de su camión Kamaz. En la quinta etapa, fue segundo de su compañero de equipo Firdaus Kabirov.

En camiones, los Kamaz arrasan con todo. Los gigantescos vehículos rusos, utilizados originariamente por los mineros de aquel país, mantienen su incuestionable dominio. Vladimir Chagin, quien al ganar la séptima etapa igualó a Peterhansel al conseguir su triunfo número 53 en etapas, comanda la tabla general con una hora de ventaja sobre su compañero Firdaus Kabirov. Tercero, recién a 5 horas, se encuentra el holandés Marcel Van Vliet con Ginaf.

Tras la jornada de descanso, hoy empezó la segunda mitad del Dakar, con Antofagasta-Copiapó, la octava etapa. A los pilotos que siguen en carrera los aguardan 568 kilómetros, 472 de prueba especial, trepando hasta 2600 metros de altura para luego bajar al nivel del mar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: