El cine que hay que ver: Mulholland Drive

28 Oct

En el 2001 se estrenó una de las películas más desconcertantes que uno se pueda imaginar. Y como no podía ser de otra manera, su autoría estuvo a cargo nada menos que de David Lynch, un experto en la materia. No es fácil acceder a su cine onírico, simbólico y surrealista y son más los que se van a quedar afuera que adentro.

Mulholland Drive, que es el nombre de la ruta que une Hollywood y Santa Mónica, fue concebida en un primer momento para ser una serie de televisión. Hasta se filmó el episodio piloto. Pero a la ABC no le convenció y el proyecto se rechazó hasta que Lynch lo recuperó para transformarlo en una película (recordar que Lynch había sido el productor de una serie que se emitió por ABC, Twin Peaks, considerada hoy como una serie de culto).

En la superficie la película trata sobre una joven que llega a Los Angeles con el sueño de triunfar como actriz y conoce a una amnésica que supuestamente es la única sobreviviente de un accidente. Pero sólo en la superficie, ya que nada es lo que parece. El rol que debe asumir el espectador es de suma importancia y en ese sentido la experiencia de ver el film es única. A los que les guste comer pochoclos, que se abstengan.

Escena a escena, el director va creando un universo cada vez más complejo e hipnótico que se le presenta al espectador en forma de rompecabezas. No se puede hacer otra cosa que prestar atención a los detalles y dejar fluir las sensaciones que transmiten los personajes y los escenarios en los que se desarrolla la historia. La atmósfera del film siempre se mantiene entre el misterio y la intriga, y la música acompaña a las imágenes hasta casi fundirse en ellas. La potencia visual que se desprende de los cuadros es una de las principales virtudes de Mulholland Drive.

“Una historia de amor en la ciudad de los sueños” es la definición que utilizó el propio Lynch para referirse a la película, que contiene una crítica un tanto feroz contra Hollywood y lo que le puede esperar a las personas que concurren allí para convertir en realidad sus sueños de volverse famosas.

Faltando media hora para que termine la película y a partir de una escena en particular, cuando aparece el vaquero y dice “wake up”, las piezas empiezan a encajar y el guión descubre su genialidad.

A partir de ese momento [NO SE RECOMIENDA SEGUIR LEYENDO ESTE PARRAFO A AQUEL QUE NO HAYA VISTO LA PELICULA] se revela que todo es un sueño de Betty, que en realidad se llama Diane (ese nombre lo tomó de una camarera). Lo que hizo Diane fue contratar a un asesino a sueldo para asesinar a su amante Camila, que en el sueño es Rita, y al final se suicida por la culpa que eso le genera. El director de cine Adam es con quien Camila se va a casar y por esa razón es que en el sueño a Adam todo le sale mal. La torpeza del asesino responde a que Diane se arrepiente y no quiere que Camila muera. La llave azul es la prueba de que el asesino cumplió con su cometido y la caja que esa llave abre es la conciencia de Diane. Los ancianos que aparecen al final representan el remordimiento que la invade (en el sueño hasta se ve muerta a sí misma sin saber que es ella).

Es difícil hablar de Mulholland Drive. Lo que hay que hacer es verla y sentirla por uno mismo. Es un viaje por una sinuosa carretera donde los sueños se han desperdigado por el camino.

Otras recomendaciones…

There Will Be Blood

Million Dollar Baby

Las películas de Pixar

Anuncios

Una respuesta to “El cine que hay que ver: Mulholland Drive”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Trackback - 29 de octubre de 2009

    Comentario…

    [..]Articulo Indexado Correctamente[..]…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: