El cine que hay que ver: There Will Be Blood

16 Oct

En el 2007, uno de los mejores directores de los últimos tiempos estrenó la tercer obra maestra de su no muy prolífica carrera. Me estoy refiriendo a Paul Thomas Anderson y a There Will Be Blood.

Después de las enormes Boogie Nights (1997) y Magnolia (1999), Anderson se despachó con otra película magistral.

El film, que se inspiró libremente en la novela ¡Petróleo! (Oil!), de Upton Sinclair, publicada en 1927, se desarrolla en la California de principios del siglo XX, en pleno auge del negocio del petróleo. Allí, un minero pobre, Daniel Plainview, (Daniel Day Lewis) se transformará en un magnate multimillonario y ese será el punto de partida para contar una historia impregnada de poder, ambición, corrupción, religión, y por supuesto, petróleo.

En los primeros 15 minutos el director deja en claro que las cosas se hacen a su manera. Empieza el relato con una larga introducción en la que no hay una sola línea de diálogo y en la que se muestra el vertiginoso ascenso de Plainview. Narrativamente, uno de los comienzos más demoledores que se puedan encontrar.

Lo que sigue a continuación es un viaje perturbador a la parte más oscura del alma del ser humano. Esa parte que está gobernada por la codicia, la mentira y la falta de escrúpulos. Pero la historia es de por sí ambiciosa y también puede funcionar como una metáfora del capitalismo más salvaje. En ese sentido, se puede afirmar que estamos ante una obra anticapitalista.

Y la religión, representada por el personaje de Paul Dano (aquel joven actor que hiciera su aparición en Little Miss Sunshine), no es más que la otra cara de la misma moneda.

Daniel Day Lewis, soberbio una vez más, da cátedra, mientras que su partenaire Paul Dano no se queda atrás y sale muy bien parado del duelo interpretativo. La fotografía y la banda sonora compuesta por Jonny Greenwood (guitarrista de Radiohead) sobresalen y se convierten en un protagonista más dentro de la película.

There Will Be Blood es un film épico y grandilocuente. Su título original nos previene: Habrá Sangre. Y vaya si la hubo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: