El cine que hay que ver: Million Dollar Baby

4 Oct

En el 2004 sucedió algo inusual en los premios Oscar: una gran película fue reconocida como la mejor de la temporada.

Un año antes, su director, Clint Eastwood, había dirigido una pieza magnífica (Río Místico) y sin embargo no tardó en regalarle al cine otra obra maravillosa y singular.

Basada en una novela corta de F.X. Toole y adaptada por Paul Haggis (el director de la oscarizada Crash), Million Dollar Baby cuenta la dura historia de vida de sus tres personajes principales. Frankie Dunn (Clint Eastwood), un viejo entrenador de boxeo que no se habla con su hija desde hace años; Scrap (Morgan Freeman), un ex boxedor que se ocupa del gimnasio de Frankie y es además su único amigo; y Maggie Fitzgerald (Hilary Swank), una camarera de 31 años que está dispuesta a todo con tal de cumplir su sueño de convertirse en una boxeadora famosa.

Pero en la película, el boxeo sólo funciona como telón de fondo. Su verdadero propósito es hablar de amor, de fe, de sueños, de amistad, de dolor, de moral, y finalmente de muerte. Es un retrato crudo y potente de la naturaleza humana. Lo que está o estuvo en juego en el cuadrilátero es la vida misma. Eastwood sabe conmover con lo justo y necesario, como buen heredero de la tradición clásica que es, y le imprime a su relato sinceridad, consiguiendo involucrar al espectador. Pocas películas pueden transformar personajes en seres humanos de la manera en que lo hace Million Dollar Baby.

El guión roza la perfección. Ya sea en la creación de los personajes, en las relaciones que se establecen entre ellos, en las líneas de diálogo o en la voz en off que se justifica y redimensiona en el final. Puede ser que los familiares de Maggie estén algo exagerados pero su importancia radica en que funcionan como perfecta oposición de Maggie y también de Frankie y Scrap. Ellos tres pertenecen al universo de los perdedores que pelean por recuperar su dignidad.

Párrafo aparte merece el trabajo de los actores. El trío protagonista está en estado de gracia y Hilary Swank probablemente realiza una de las mejores interpretaciones femeninas de los últimos tiempos.

Million Dollar Baby es, en definitiva, cine con mayúsculas. Y es también una experiencia que te deja Knock Out.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: