Un punto más

20 Sep

vigo-principe-calle-gente-movimiento-vii-500pxLas calles del pleno centro de Buenos Aires siempre son sinónimo de caos.

En el medio de todo este lío se escucha un “tome” y un “muchas gracias”. Por ahí se encuentra postrado un hombre, que tranquilamente puede ser una estatua, un algo.

Detrás de todo el abrigo se pueden llegar a ver sus pequeños ojos marrones lagrimosos por el frío. Su ardua misión: repartir volantes. Se lo nota congelado, mueve las piernas al ritmo de su radio y entona una canción de Las Pastillas del Abuelo. Tiene el valor de enfrentarse a todo tipo de gente, desde los que lo miran con indiferencia, rebajándolo, hasta los que se acercan para estirar su mano y esborzarle un gracias.

Se ríe al darse cuenta de que le entrega un volante a una persona que pasó hace unos minutos. Se lo toma bien, ya está acostumbrado, es parte de su trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: